Garmin Foretrex 601, el Soyuz de los GPS

viernes, 7 de julio de 2017

Ayer se dieron a conocer los Garmin Foretrex 601 y 701 Ballistic Edition. Sobre este segundo, poco que decir, es una modelo creado para cazadores, con cálculo de tiro, lo que al lector estándar de este blog se la trae al pairo. Y el 601 es la versión moderna del 401, que tantas satisfacciones le ha dado al autor de este blog. Ha llovido bastante desde la aparición del 401 (aún más desde los antiguos 101/201), el primer GPS realmente de muñeca.
Feo como Judas, sin apenas aceptación en este mundo de relojazos guapos y de postureo, los 101 (...) 701 son, como suelo decir, los Soyuz de los GPS, Soyuz en referencia a la fantástica nave soviética que con tecnología un tanto espartana lleva décadas enviando astronautas por ahí arriba de una forma segura y fiable. El 401 es/era eso, un aparato que servía para lo que estaba diseñado, sin florituras ni moderneces, seguro, fiable, lo que te llevarías a grandes rutas sabiendo que tienes un problema menos. Sencillo y espartano, no sabía lo que era colgarse, bloquearse ni hacer cosas raras, algo relativamente frecuente en los relojes fardones de hace unos años que iban un tanto al límite de la tecnología de consumo.

El Foretrex 601 no es un GPS de toma de datos, para eso hay opciones mejores, es un GPS de "mano", de montaña, más enfocado a seguir tracks, de ahí su gran y monocromática pantalla. De ahí, creo, su pequeño mercado; y de ahí, también, que me sorprenda que Garmin se haya lanzado a sacar esta nueva versión, cuando entiendo que tiene que tener un mercado marginal.

En todos estos años ha mejorado ostensiblemente, por ejemplo en:

· Diseño más moderno, de aristas menos marcadas.
· Pantalla monocolor de más resolución con cuatro tonos de grises en vez de blanco y negro.
· Recepción de señales GPS, GLONASS y Galileo, los sistemas de posicionamiento global de Estados Unidos, Rusia y Europa respectivamente, mientras el 401 era sólos GPS.
· Construcción que supera pruebas del ejército americano.
· Resistencia IPX7 respecto al agua.
· Brújula electrónica de tres ejes, de uno en el 401.
· Acelerómetro de tres ejes, "¿lo cuálo?" en el 401.
· Ambos con altímetro barométrico, entiendo que el 601 tendrá alguna mejora.
· Posibilidad de emparejarse con accesorios modernos de Garmin.
· Duración: 48 h en modo normal, una semana en modo Ultratrac, un mes en modo reloj. Me parecen estos valores bastante alucinantes, lo que da una idea de lo ajustado de los consumos de los chips modernos, porque aquí no ha cambiado la batería (no lleva, son pilas AAA), en estos años ha triplicado la duración, de flipar, respecto al 401 y se añaden los modos Ultratrac y reloj, que no existían en el 401.
· Posibilidad de recibir notificaciones y enviar la posición en tiempo real (LiveTrack).
· Tracks de 10000 puntos vs 500 de la versión antigua.
· Funciona con doble pila AAA, lo que te da una autonomía variable dependiendo de la capacidad y calidad de las mismas... pero que puede ser infinita si llevas repuesto.
· Precio previsible, 250 €, creo que bastante competitivo... aunque en realidad no tiene competencia.

No quepo de alegría.

Disponible hacia septiembre.
 

+: Garmin Foretrex 601

Generaciones Trail

miércoles, 14 de junio de 2017

Los que vivimos estos años de trail estamos disfrutando de un cambio generacional, no necesariamente por edades, sino por estilos, que a poco que te guste más el deporte en sí que los nombres que todos recordamos, estarás disfrutando. Raramente estos cambios son bruscos, no suele haber un antes y un después sino que hay una transición, y estamos en una de ellas. Personalmente lo estoy gozando aunque suponga que corredores europeos y españoles tengan las de perder, en mi opinión. Que dé qué hablo.

Primera generación: US Ultrarunning y Scott Jurek

La generación de los 90 fue la gran explosión de las ultras al otro lado del Atlántico (tradicionalmente sólo se han llamado ultras en Estados Unidos a las carreras de 100 millas). De esta época son las grandes carreras que ahora viven en cierta medida de aquella fama, entre ellas Leadville y Western States, o el Grand Slam. Pero también carreras como Pike's Peak. Hubo algo de dinero que dio para llenarles el buche a los primeros profesionales de este deporte y posiblemente la figura más destacada de aquella generación sea Scott Jurek. Pero de aquí vienen también los Tim Twietmeyer, Dean Karnazes, Karl Meltzer, Ann Trason o Matt Carpenter.

Lo más parecido en Europa sería el germen del skyrunning, pero nunca alcanzó una gran popularidad como sí lo hizo lo ultra en los Estados Unidos. El apoyo de Fila, y en algún caso puntual de la marca relojera Sector si no recuerdo mal, permitió el desarrollo de algunas carreras que se mantienen en el calendario 'sky' y dio para la realización de algunos retos míticos como aquel del Aconcagua (Jean Pellissier, Fabio Meraldi y Bruno Brunod, aún vigente) o el intento de este último en el Everest. Pero este blog va sobre ultras, con lo que excepto casos contados, el tema sky de estas fechas no tiene cabida aquí. La Marathon des Sables existía, también de finales de los noventa es el feto del UTMB, la vuelta al Tour del Mont-Blanc pero en tres etapas, ¿alguien lo recuerda? Sólo a finales de esa década en España se disputaban poco más que la ya desaparecida prueba de Galarleiz, el Maratón Alpino Madrileño y muy al final la mítica Aneto Xtreme Running Marathon, ninguna de las tres eran/son ultras. Pero por lo general el trail en Europa prácticamente no existía, era de cuatro pioneros, y mucho menos en larga distancia.

Segunda generación: UTMB y Marco Olmo


Mientras se desarrollaba el deporte lentamente, un matrimonio francés y un avispado americano unieron fuerzas para crear el evento más importante que ha dado este deporte: el The North Face Ultra Trail du Mont-Blanc. La primera edición data de 2004, los vencedores fueron Vincent Delebarre y Colette Bocard Dawa Sherpa y Kristin Moehl (apunte de Samuel Arroyo). En los Estados Unidos lo ultra había entrado en crisis, no acabó de despegar y patrocinadores fuertes se marcharon, incluso aquellos del mundillo outdoor (como el mítico Montrail-Patagonia, lo que viene a ser el Salomon actual) desinvirtieron, y la crisis les llega hasta anteayer, y aunque han dado algún corredor de prestigio (más corredoras) ni carreras ni marcas ni elite han sido, excepto pinceladas, referencia, especialmente en el tema de carreras hay una importante brecha entre los dos lados del Atlántico.


Poco después un desgarbado y entrañable abuelete italiano (confírmese con la foto), Marco Olmo, ganaba pruebas desérticas (Sables y Desert Cup) así como dos ediciones del UTMB. Esta es la generación del trantrán, de los desniveles europeos -tan diferentes de los americanos- y del nacimiento y consolidación del trail en Europa. Consolidación y explosión, porque de aquí, y de una forma ininterrumpida, el trail no ha hecho más que crecer y siempre con la referencia de Europa. Aquí causaba shock que se pudiesen correr semejantes distancias con tremendos desniveles, rozaba el imposible, pero acabó calando en el popular y se convirtieron en los retos de toda una vida deportiva. Muchos de los corredores venían de raids, Emma Roca, Arnau Julià o Mónica Aguilera entre ellos, con cuerpos pero sobre todo actitud para acometer tamañas empresas. Y es que los 160 km -que no 100 millas aún- del UTMB eran muchos, muy duros, al alcance de cuerpos muy entrenados, y por la diferente concepción del deporte los corredores -que no corredoras- estadounidenses nunca rindieron bien en Europa (primer podio masculino, 2012, Mike Foote, Topher Gaylord en la edición inaugural, también el tercero lo fue, pero desde entonces sequía hasta 2012). Los entrenamientos eran de larga distancia y ritmo ramplón, la batuta en cuanto a material empezaba a ser claramente europea (los Raidlight y después Salomon barrían del mapa a todos niveles a las Montrail, y sólo una lejana GoLite podía haber sido relevante en el mercado de trail light) y germinaban carreras de caché por varios países del viejo continente.

Tercera generación: UTMB (Kilian's Quest) y Kilian Jornet

2008 fue el año del regicidio, el autor del "atentado" un imberbe español llamado Kilian Jornet Burgada. Curtido en las rápidas y empinadas carreras de sky running, en el esquí de montaña y con algún pinito en larga distancia (récord de Cavalls del Vent), se presentó en Chamonix como 'outsider' pero con pocas probabilidades reales de victoria. O eso se creía. No sólo ganó, sino que lideró casi toda la prueba y fue "perseguido" por la organización porque rozaba la penalización al no emplear mochila (desde entonces existe la "ley Kilian" que obliga su porteo), usar un material obligatorio muy al límite del reglamento... y porque la organización aún era demasiado francesa. Aunque Marco ya tenía edad para jubilarse, el catalán le firmó los papeles del finiquito y lo mandó a acariciar gatitos a su casa. Porque sencillamente Kilian había cambiado este deporte para siempre.

Por supuesto que los lentos y resistentes seguirían ganando carreras, hay una generación intermedia (un Chaigneau, un Chorier, por ejemplo) que ganarían varias y prestigiosas pruebas, pero en el campeonato del mundo oficioso no había rival. De esta época viene también la leyenda del esquí de montaña, por supuesto que es una gran base para practicar trail a gran nivel, pero ni es la panacea ni la solución para quien le falte esa marcha que otros sí tenían.

Pero de esta época también son los Kilian´s Quest, una serie de retos del corredor -ya convirtiéndose en mito- y su patrocinador Salomon, que supieron explotar esa parte no competitiva que era prácticamente desconocida en Europa. Y eso que no comenzó bien, con el intento de récord de Kilómetro Vertical en Cerdeña y que tuvo que cancelar por motivos médicos. Pero quién no recuerda aquella Transpirenaica donde casi "muere", ese 'coitus interruptus' del John Muir Trail y ese posterior "excesivo" Lake Tahoe Rim Trail (nunca más se ha vuelto a acercar a esa distancia). Imágenes míticas, excelente producto y un retorno de inversión brutal. Hasta que casi matan a la gallina de los huevos de oro. Kilian ha sido el primer deportista de trail que ha trascendido el ámbito del deporte, le guste o no a él o al resto, es el Fernando Alonso, el Rafael Nadal o el Pau Gasol del correteo montañeril. Lo que tocaba lo convertía en oro, ni Perry conocía la Western States cuando él corrió (y mediopetó), por cierto, yo eché lotería ese mismo año; cualquier cosa que hacía o decía suponía un pico en las Analytics que los medios supieron explotar; y "chorradas" -especialmente ahora vistas con perspectiva- como la penalización en la Speedgoat 50M de Karl Meltzer, las polémicas del UTMB y las modificaciones de recorrido, o el desnudo en la cima del Mont Blanc se convertían en virales, cuando aún no existía la palabra para referirse a la estúpida viralidad de las redes sociales.


España tiene una generación heroica de corredores (por ejemplo, Miguel Heras e Iker Karrera, quién no recuerda aquellas míticas imágenes en el UTMB del trío 'blanco nuclear' de Salomon, que no es por jubilarlos, pero están en su fase final de dar lo mejor de sí mismos, desgraciadamente; surgen algunas de las carreras más importantes de este deporte, donde también cambian de marcha algunas y se convierten en referentes mundiales (Transgrancanaria, Zegama, Transvulcania, Cavalls del Vent); y las marcas de montaña (y alguna de atletismo) muestran interés por todo esto.

Los americanos seguían rindiendo en su país pero eran vapuleados año tras año en Europa. Cuando (especialmente) Salomon exportó a sus corredores y ganaron la gran mayoría de sus carreras (Kilian, Miguel, Sandes, Chaigneau, Frost; Western, San Francisco 50M, Leadville, Pike's Peak, Hardrock) se constató que el dominio europeo era mundial, definitivamente el deporte había cambiado.

Cuarta generación: UTMB y los 'Nike Boys'

A pesar de grandes corredores como Geoff Roes, Anton Krupicka e incluso las fallidas tentativas de Jurek en el UTMB, Estados Unidos (no en categoría femenina, Kimball, Moehl y más tarde Bosio) jugaban en segunda división, no salían de su país y aunque eran invitados por exotismo y mercadotecnia, en cuanto a resultados, dejaron de ser relevantes. Hasta se les veía con material que parecía vintage cuando la realidad es que sus marcas estaban a una década de las europeas.

Puede que Dakota Jones o Sage Canaday parecieran la nueva generación americana que se intuía que iba a devolverles la gloria. No fue así a pesar de sus demostradas cualidades atléticas dejando destellos de calidad. Pero sí fueron la punta de lanza de la generación que ahora sí están demostrando que Estados Unidos puede ser el país dominante en la próxima década. Para mí la victoria de Zach Miller en la CCC en 2015 y la de la Madeira Ultra-Trail un año después fueron la demostración de que esta nueva generación llamaba a la puerta del trail mundial porque ya ganaban en Europa y en carreras de prestigio. Y sobre todo con un estilo propio. Para muchos el "ruido" del mismo Miller en el UTMB 2016 han empañado las mejores actuaciones de sus compatriotas Laney, Swanson o Tollefson, estaba claro que no era un corredor de generación espontánea sino un grupo de gente que empezaba el asalto al trono del UTMB, lo tenían todo, calidad, velocidad, experiencia, un gran patrocinador detrás...

Mientras, un obús llamado Jim Walmsley casi bate el récord de Western States, arrasaba en Tarawera este mismo año y en una carrera de montaña de corte europeo como Alto Sil apuntaba maneras. Recientemente Freriks ganaba en Transvulcania, aunque es de las "menos europeas" porque no es muy técnica (tampoco el UTMB) pero tiene un desnivel serio y una bajada final de reventar bien patas. No son uno ni dos, y aunque la espantada de Nike ha sido recogida con agrado por Hoka, entre otros, esta nueva generación es el equivalente al turbo de un motor atmosférico. Si tienen presupuesto/invitaciones y ganas de viajar -no tan común en la cultura yanqui-, la velocidad de estos corredores americanos no tiene réplica en Europa, así de sencillo. No la tiene.


Cuando ya tenía todo esto escrito (de hace semanas) y pensado (de hace muchos meses) ayer mismo leí que la fallida Western de Walmsley 2016 fue la primera ultra (100 miles) realmente competida de principio a fin. Y no puedo estar más de acuerdo. Salió a por el récord, centrado, con una técnica de atletismo... y hasta la milla 93 iba igual. Esta es la gran diferencia. Nunca he visto a nadie competir así unas cien millas, ni Kilian que siempre ha sido más reservón y estratega. Esa carrera puede que sea un hito de este deporte, ver a un tío con exquisita técnica de carrera con 150 kilómetros en las piernas es el mejor y mayor indicio de la increíble progresión de este deporte en unos pocos años. Todo esto a pesar de sus pintas de indigente del trail...

Es alucinante cómo unas 100 millas se han convertido en la nueva maratón, cómo se han acortado tiempos en avituallamientos, a qué ritmos se está corriendo desde la salida, y en qué se está convirtiendo este deporte. Las ultras son (también) pura velocidad. Y esto requiere otro tipo de corredor. No vale descubrir las series o el tartán porque pasabas por allí, no, necesitas ser un casisub30' en 10000 m; un, como mucho, 2h20' en maratón (ya tenemos a gente de trials de 2h13' en trail); y a la vez desenvolverse bien en ultras de montaña, con lo que ello conlleva (no llevar ritmos uniformes, comer, cambios de temperatura, diferentes pisadas, impredecibilidad, soltura subiendo y bajando, etc.). Pero esto, que parecía lejos para los americanos, ya han llegado a controlarlo, y sólo queda la guinda, la victoria en el UTMB. Desgraciadamente Zach Miller va a perder el tiempo en la "romería" de Hardrock y Walmsley está demasiado verde en una primera edición para ganar a un, nada más y nada menos, que Kilian Jornet (o François D'Haene), pero esa victoria llegará, no es un corredor aislado el que tiene opciones, es una generación de corredores cuyo origen es el atletismo puro y duro y que se han reciclado en trail runners con una increíble solvencia.

Nos guste o no, con algún apoyo de sus marcas o invitaciones de carreras, pueden ganarlo casi todo, también en Europa y, repito, no existen corredores europeos que tengan ese turbo que sólo lo da tener una brutal base de atletismo y correr a unos ritmos increíbles. ¿Exagero? No lo creo, y si no lo ganan casi casi todo es porque no viven aquí y aún no hay dinero para que estén cruzando el Atlántico cada mes y cuarto. Sorprendentemente Nike se retira del trail cuando estaban muy cerca de rematar la faena y marcar un hito de este deporte. Parece que el premio lo recogerá Hoka (o The North Face).

No quiero ponerme pesimista, pero no sólo los nombres conocidos van a pelear delante, es que cada quincena sale un americano que vuela como si le fuera la vida en ello, como si estuviera arruinado y sólo pudiera alimentar a su familia ganando; curtidos en crosses universitarios y maratones de asfalto, hinchados a hacer intervalos de todos los colores y que además no se les da nada mal subir y bajar, imponen mucho respeto los cabrones. Y lo peor es que no le tienen miedo a nada ni nadie.

Estamos justo aquí, a días de las Western y a menos de tres meses de una excitante edición del UTMB que puede ser una match race al estilo de la America's Cup (la de verdad). No me digas que no somos unos afortunados por estar viviéndolo.

Quinta generación: ¿Escola de Trail Runners de Berguedà?


Para mí puede que el otro cambio de marcha lo marcará el trail runner puro. Me explico: actualmente todos vienen/venimos rebotados de otro deporte. Igual que en el triatlón, por ejemplo. El día que se consiga un talento y que venga del trail desde sus inicios, "no sepa" hacer otra cosa y tenga la calidad requerida, será un monstruo de proporciones inabarcables. ¿De dónde puede salir ese espécimen? Pues quizá de España o de Francia, los primeros porque están creando una base sólida, y los segundos porque son muy buenos organizándose. Una clave: Escola de Trail Runners de Berguedà. No muy lejos de por aquí irán los tiros. Quizá.

Sexta generación: ¿Juegos Olímpicos?

Y, finalmente, si algún día esto da dinero (y/o medallas, ya sabes a qué me refiero) puede que se pase de la cuarta a la sexta generación matando a la quinta casi antes de que le haya salido la pelusilla en el bigote. Y es que si hay medallas en juego el salto puede ser otra vez exponencial, medicina mediante o no. Si tres keniatas o eritreos consiguen ganar musculatura en las patas, si algún nepalí consigue una beca para entrenar y no sólo pensar en sobrevivir, o un colombiano, ecuatoriano o rarámuri se centra unos años en esto del correr por el monte, abróchense los cinturones porque le van a dar un revolcón al trail de no te menees.

Estas dos generaciones son pura especulación, ponte un recordatorio en el correo de aquí a diez años -no en el móvil porque habrás pasado por cinco más- y relees, a ver si he fallado por mucho.
s

9

jueves, 8 de junio de 2017

Tal día como hoy de hace veinte años corrí mi primera carrera de trail, que ni se llamaba trail, claro, el Maratón Alpino Madrileño, ocho o nueve semanas después de mi primera maratón de asfalto, que como me había ido bien me dije por qué no redondear el tema. Craso error, claro, con nula experiencia en carreras de montaña la cosa se puede uno imaginar que fue larga y dura. Hace nueve años casualmente comenzaba este blog a dar por culete, había que buscar una fecha y con material ya escrito y acercándose alguna efeméride por qué no un ocho de junio.


Del MAM sólo quería acabar, y lo hice, eso sí, me dejé tiras de piel por esos pedregales de dios. Algo me debió de gustar si ha sido desde entonces mi vida deportiva y buena parte de la personal. Veinte años después, con las piernas descansadas y una lesión en el pie, aún me puedo permitir correr diez veces más en una semana siguiendo una idea, así que no me puedo quejar. Del blog no pretendía mucho y nueve años después sigue el mismo planteamiento. Sobre todo por falta de tiempo la cantidad de entradas sigue decayendo, qué le vamos a hacer, pero las opiniones rápidas las dejo en un foro. Pero sin problema, es lo que tiene no vivir de un blog ni tener que hacer la pelota ;)

Saludos a los lectores y especialmente a los que aún tienen el coraje de comentarios, ¡sois los Elegidos!
s

La Ironmanización del trail

miércoles, 17 de mayo de 2017

Me sorprende la poca cobertura que ha tenido la noticia de la creación de la primera carrera 'by UTMB', sólo un medio en castellano la ha cubierto y ninguno de los angloparlantes-palmeros, que algunos los sacas de las carreras y las entrevistas y no dan mucho más, mientras que no es difícil encontrar enlaces en francés, italiano o ruso. Allá cada uno, pero un medio yo tenía entendido que trataba sobre informar y tal. En realidad se podría decir que es casi la segunda, porque UT Mount Fuji también era casi 'by UTMB' por el fuerte soporte que le daban a Kaburaki y compañía, y casualmente en el año que no se celebra ésta aparece la prueba de GaoLiGong, a celebrar en China el próximo marzo.

AUTMB (organizadora del UTMB) y OC Sport se han unido para desarrollar estos eventos, y no lo ocultan, porque no es sólo uno, habrá en todos los continentes fuera de Europa, es decir, será una especie de circuito mundial -dice el comunicado "de aquí a 2021", es decir 2018, 2019, 2020 y 2021, nos quedan cuatro por saber. Digo especie porque esa parte no se dice en ningún lado. ¿Y quiénes son OC Sport? Pues una organizadora profesional con sede actual en Francia y filiales en Suiza, Singapur y Reino Unido. Como curiosidad una de las fundadoras es Ellen MacArthur, famosa regatista transoceánica británica. Fueron comprados en 2014 por un grupo de medios de comunicación francés y actualmente organizan o coorganizan eventos como la Barcelona World Race o las Extreme Sailing Series en vela, importantes marchas cicloturistas y maratones de asfalto como la de Niza. Es decir, una ASO (Dakar, Tour, Maratón de París), pero en pequeño. El proyecto comercial y deportivo está claro, queda la tercera pata, el organizador local, en este caso Xingzhi Exploring Group, que dados los pocos resultados de Google me hace creer que es una empresa creada posiblemente ad hoc. Sin confirmación, tengo que preguntar a alguna fuente, quizá sean los organizadores de la Ultra-Trail Gobi Race. De GaoLiging se hizo una edición 0 el año pasado -se parte de prueba nueva, no aprovechando una ya existente- y sólo con el "arco de meta" ya va apeteciendo, imaginaos cuando vayan los pros (que le dan credibilidad a una prueba, como todos sabemos, ejem) y hagan un vídeo guapo...


Casi a la vez, ya desde el principio de la reciente Marathon des Sables se intuía que una bomba iba a caer, porque aparecía claramente el logotipo de Perú en los dorsales de la prueba y, en efecto, al finalizar la misma se confirmó el rumor: Marathon des Sables organizará una prueba gemela en el país americano -ayer mismo se abría la "veda"-, que se añade a la Half de Fuerteventura anunciada unos meses antes. No se ha dicho, pero no sé por qué me da que no se quedarán en una prueba americana nada más y podría seguir quizá el mismo camino, una en cada continente. Se me ocurren desiertos en China (Gobi), Australia (Simpson), Oriento Medio (petrodesiertos) o Norteamérica (Nevada, California), por ejemplo. Entiendo que Darbaroud, organizador de Sables se apoyará en alguna organización local para temas logísticos, pero parece que serán ellos al "100 %" quienes creen la prueba de cero... o de varios ceros porque la fiesta parece que la paga el Ministerio de Turismo del país, algo que está muy extendido en el mundo del deporte actual donde los eventos se subastan -no es una forma de hablar- al mejor postor.

Tenemos dos modelos casi coincidentes en el tiempo, promovidos por dos empresas de dos parejas, de desarrollo aparentemente paralelo y con algunas diferencias organizativas; ambos modelos están respaldados por grandes y experimentadas organizaciones -década y media, una, y más de tres décadas la otra-, con dinero contante y sonante y con una base de datos que en dos newsletters han cubierto las inscripciones. El triatlón nos saca unas décadas porque este es exactamente el modelo Ironman. Para lo bueno y lo malo.

Curioso me parece el caso del UTMB porque precisamente en parte de ellos nace la idea del UTWT, campeonato que engloba las mejores carreras y querían dar un campeón de ultras pero también una experiencia deportiva y vital a los populares. El año en el que, en mi opinión, ha patinado el UTWT casualmente se crea la primera prueba 'by UTMB'. ¿Casualidad? Posiblemente sí, pero quizá el UTMB está pensando en sus cosas, en lo que puede controlar y organiza su propio "campeonato".

Ironman, recuerdo, comprada recientemente por el gigante chino Wanda, es una de las marcas deportivas más conocidas del mundo, que está explotando a base de 1000 € la inscripción y un agresivo modelo comercial una mítica prueba y casi un deporte en su totalidad. De los desmanes y abusos de Ironman, que no son pocos, es de lo que debemos tener cierto respeto. ¿Hasta dónde llegará 'by UTMB'? No lo sabemos. La verdad, estando en manos de quien está, espero que no muy lejos en el sentido de los abusos... pero que no caiga en manos de un Wanda de turno, porque entonces preparaos. Apunto sólo alguno de los posibles riesgos, a vuelapluma:

· en un año perfectamente puede pasar a 600 o 1000 € la inscripción (recuerdo las inscripciones de Western States, Maratón de Boston o Ironman de Hawai, escandalosas);

· para correr UTMB quizá sólo puedas clasificarte con pruebas 'by' y no "cualquiera" como en la actualidad, como ya hace Ironman, y te puedes quejar y patalear lo que quieras, pero los amigos de los tritrajes y las bicis fardonas pasan por el aro como unos campeones, nosotros no íbamos a ser menos;

· los pros tendrían que correr también sus carreras para clasificarse para el UTMB y ganar su plaza, con sus ventajas mediáticas y tratamiento de estrellitas, pero pasando por el mismo aro antes mencionado;

· las carreras se subastarían al mejor postor, una por continente... y luego una por país, podrían surgir Half UTMB para exprimir más la gallina;

· qué decir de los medios, je je, habría subasta de noticias, entrevistas y material de primera mano a quien les haga más la rosca o sea 'partner', bella palabra que puede englobar casi cualquier relación, prostitución más o menos consentida también;

· y las marcas se verían "obligadas" a colaborar con este gran circuito, cediendo corredores, patrocinando alguna de las pruebas o comprando metas volantes, stands o 'photocalls'.

Por ahora es pura especulación, espero no tener que referirme a esta entrada más adelante y confío plenamente en la actual organización. Pero la vida da muchas vueltas y vete tú a saber dónde va todo esto.

Mientras tanto, el patrocinador de Skyrunning es una empresa china (ha salido unas cuantas veces China en esta entrada, ¿no?) y Salomon se centra en grandes carreras europeas (Maxi-Race de Annecy, Glencoe, Marathon de Mont Blanc, Ultra Pirineu...) y aunque desconozco si se pretende hacer una especie de campeonato en un futuro, puede ser un movimiento defensivo just in case se pueda necesitar.

Mientras algunos se entretienen probando zapatillitas y entrevistando a la rubia de turno, otros organizan este deporte. Interesante movimiento de UTMB y Sables, esperemos que este deporte siga gestionado en manos razonables y el cual les sigue gustando.
s

+: UTMB

Run the History - Vía Azteca: seguimiento

lunes, 24 de abril de 2017


ser13gio [Spot]




Related Posts with Thumbnails